Elden Ring tampoco será fácil


El imaginativo Hidetaka Miyazaki no es conocido precisamente por crear juegos “fáciles” -aunque la dificultad varíe dependiendo de las habilidades del jugador-, es indiscutible que esta, junto a otras muchas; es una seña de identidad para el director y estudio japonés. Elden Ring no será diferente, aunque contará con más opciones de accesibilidad en forma de mecánicas y objetos especiales.

No quiero volver una vez más al eterno debate sobre la dificultad, pero a mi parecer, considero que es mejor añadir unas cuantas opciones extras que un selector al uso, algo que suele estropear y desequilibrar la mayoría de títulos. Pero opiniones aparte, es un hecho que una gran masa de jugadores no está dispuesta a pasar por el aro, no quieren estamparse una y otra vez con Genichiro. Lo que quieren es avanzar, avanzar rápido y perder la magia de los Souls, avanzar y perder ese sentimiento de superación. No obstante, no podemos generalizar, porque también hay personas que, aunque lo intenten mil y una veces, no consiguen mejorar o, no lo suficiente.

Elden Ring será igual de “complicado”, pero piensa en todos los jugadores

Antes de continuar con el editorial, me gustaría aclarar varios puntos relacionados con la Network Test de Elden Ring. No fueron poco los jugadores que pudimos disfrutar de ella durante unos días, y todos nos dimos cuenta de una cosa: el juego estaba muy desbalanceado. Según las últimas declaraciones del estudio y aportaciones de un grupo selecto de personas que lo han catado antes de tiempo, dicho desbalanceado era a propósito, ya que en su última versión no existe nada especialmente “roto” y, se han realizado no pocas mejoras en armas, hechizos y demás. Desde luego todo son buenas noticias.

El regreso de técnicas ancestrales

Aun así, ¿alguien dudaba de que se convirtiera de un día para otro en un título poco exigente? Sinceramente, espero que no, porque entonces no conoces lo suficiente a Miyazaki. Sin embargo, como adelantaba al principio, Las Tierras Intermedias están diseñadas para el jugador que busque la experiencia más pura en los Souls -en los que me incluyo-, explorando cada rincón y sus posibles desafíos, batiéndose en duelo hasta su último día en este mundo. A su vez, también está pensado para los jugadores más casuales, pero, que busquen algún reto; pudiéndose saltar ciertas zonas opcionales y sus respectivos jefes -algo que nunca recomendaría-. Y por último, también está diseñado para ti, un jugador que destaca en cientos de juegos, pero no en el género Souls y deseas viajar a un nuevo mundo.

Elden Ring recupera viejas clases y añade otras nuevas, algunas con un DPS mayor similar al mago en Dark Souls, la clase preferida para pasarse el juego en fácil; pese a que necesitarías una guía para saber dónde encontrar las magias más OP. Vuelven una vez más las invocaciones, pero esta vez implementada en forma de mecánica y adaptada para todo tipo de jugadores, si, incluso para el más exigente. Y como no podía ser de otra manera, posee un “modo online” en el cual podrás invocar a tus amigos y extraños para que te echen una mano en ese boss que tienes atravesado. Si, Elden Ring es igual de difícil que todos, al fin y al cabo, el núcleo jugable es el mismo, aunque, ha pensado en ti. Como dijo Hidetaka en recientes entrevistas, “no queremos dejar nadie atrás”.

En definitiva, FromSoftware ha sabido buscar nuevos caminos para convertir su juego más mainstream y conservar sus viejas raíces, honrando al veterano y abriendo sus brazos al neonato.